Misión del Instituto

La Congregación Oblatas al Divino Amor, es un Instituto dedicado al apostolado y de aquí que la vida de una Oblata al Divino Amor deba estar llena del espíritu apostólico y su acción apostólica debe estar asimismo animada del espíritu de amor y de oblación

Como cristianas, nuestro bautismo nos hace partícipes del sacerdocio de Cristo. Con Él trabajamos en la salvación del mundo y por ello es que nuestra consagración religiosa nos hace personas aún más comprometidas  con Cristo y con su Iglesia.

El principal apostolado de nuestro Instituto es La Adoración Eucarística, escogida por la Madre Margarita Diomira bajo el impulso del Espíritu Santo, para responder con el amor  y con la inmolación a los sublimes ideales de la obra que se centraliza en el Corazón Divino de Jesús, en la Iglesia, en el Papado y en el Sacerdocio.

El Instituto posee, como medios fundamentales para un fructuoso apostolado, la oración y la vida comunitaria.

Desde sus orígenes, se colabora con las parroquias en todo aquello que es posible y permitido, sobre todo en la catequesis de los sacramentos y en la asistencia a grupos de oración.

La misión apostólica que ocupa un rol fundamental, es la de la educación. Se trabaja como educadoras en las escuelas, en los colegios, en los centros de evangelización, donde el fin principal es fortificar y colaborar con las familias en la formación de los valores humanos, espirituales y morales. Hoy en día, el estar presentes en los lugares pobres y formar niños y jóvenes pobres y marginados, es una exigencia para cada Oblata al Divino Amor.

Los comentarios están cerrados.